martes

Todos los soldados españoles.


Hoy saco a relucir los recuerdos de otro veterano de la guerra de Ifni.

Se trata de Adolfo Cano Ruiz, del cuerpo de Tiradores de Ifni quien escribe en su blog  http://veteranosdeifni.blogspot.com.es/ sus recuerdos desde la perspectiva de un soldado del SMO.

(De una exposición de Adolfo Cano)

Como él, muchos otros excombatientes españoles, que hicieron la campaña de guerra de Ifni encuadrados en diferentes batallones, libran una guerra particular desde diferentes asociaciones de veteranos, con la esperanza de obtener de alguno de los sucesivos gobiernos, algún gesto que les haga sentirse compensados, al menos moralmente, de los sinsabores que les dejaron en sus almas los aconteceres de aquella nefasta guerra con Marruecos durante los años 1957/58.

Así, unos se agrupan en diferentes asociaciones donde al perecer tienen cabida incluso aquellos que no participaron en la guerra, y otros, hacen la guerra por su cuenta. 

A veces y de tarde en tarde, algún interesado medio de comunicación aparece en la escena de Internet, como si sirviera para algo, transcribiendo las impresiones de los presidentes de algunas de esas asociaciones de carácter reivindicativo. Siempre van acompañadas estas intervenciones de las publicaciones, de alguna fotografía que en su desconocimiento, les suena algo a  la guerra de Ifni.

Como muestra de una de esas aciagas intervenciones, les muestro la de elmundo.es donde bajo el título de “Veteranos de Sidi Ifni en pie de guerra” (en relación con los soldados del SMO que haciendo la mili obligatoria se vieron allí involucrados).


Pero resulta que van, y en su mal intencionada ignorancia, eligen para desinformar, una fotografía de unos paracaidistas con botas y "rodilleras y tobilleras" en perfecto estado, en fase de animado descanso tras un salto de entrenamiento en cualquier lugar, menos en Ifni y asegurando además, que "eran soldados sin formación y calzados con alpargatas que estuvieron en primera línea de fuego". De pena la información.

Con el buen puñado de fotos dramáticas que cualquier veterano de la guerra posee en su haber, van, y estúpidamente, eligen una foto que en nada hace referencia a la guerra de Ifni. De pena la información de elmundo.es.

Por mi parte, un buen día comencé a escribir mis recuerdos personales de la guerra de Ifni.
Claro está que el tiempo ha transcurrido, y algunas cosas sobre la Ignorada Guerra  de Ifni-Sahara, siguen igual o peor que entonces, por lo que mis Relatos de la guerra de Ifni-Sahara, solamente pretenden dejar constancia, sin carácter reivindicativo por haber sido soldado voluntario, de unos hechos de los que durante unos meses, hasta caer herido, fui un directo y modesto observador.   

Busque el lector en esta blog, las etiquetas I y II de "Una difícil situación", donde he dejado escritas mis vivencias personales de aquella Guerra Ignorada por los ciudadanos españoles en general, y ocultada deliberadamente y en particular por los políticos de entonces y de ahora.

Al parecer, a nadie le interesa saber de aquellos hechos, estando a la espera de que todos aquellos que todavía los guardamos en nuestras memorias, vayamos desapareciendo de una puñetera vez. 




sábado

Único caído de la Primera Bandera Paracaidista en Ifni.

Texto de José Luís González Vicente.

Son las tres y media de la madrugada y, desvelado por un dolorcillo aquí, otro allí....., me encuentro con una especie de tercera imaginaria doméstica, viniéndome a la memoria la muerte en combate del único fallecido en Ifni, de la Primera Bandera Paracaidista, segunda Cía. el compañero FERNANDO RAMOS RODRIGUEZ, del curso décimo, muerto en combate el día 1 de diciembre de 1957, en la operación Netol, liberación de Biugta.

Los hechos fueron así:
De las tres Agrupaciones que el mando consideró oportuno diseñar para la ocasión, la Agrupación C: formada por la I Bandera debía liberar Arbaa del Mesti y replegarse hasta Biugta, estableciéndose en fuerza en dicho punto.
Había que ir a El Mesti. Teníamos tres camiones en regular estado, pero aún suponiendo que llegásemos, los liberamos, los introducimos en los camiones y los traemos de regreso a Sidi Ifni, la velocidad de los camiones tendría que estar supeditada OBLIGATORIAMENTE a nuestro caminar, ya que marchábamos a pie, y éramos su fuerza de protección.

Se había previsto que nos lanzásemos en paracaídas para ayudar a los iban hacia Telata y Tiliuin, pero....se descojonó todo por culpa del viento y de las malas condiciones atmosféricas. Eso dijeron, Yo creo que fue porque NO HABIA PARACAÍDAS SUFICIENTES, porque los compañeros de Tiliuin no habían regresado con los que ellos habían saltado, no habían sido vueltos a plegar y dejados listos para nosotros. Otro misterio de la naturaleza.
Por ello, lo que quedaba en pié de la Operación Netol caería encima de las espaldas de la Primera Bandera del Comandante Saraluce, entre ellos nosotros. ¡Menudo bautismo de fuego nos espera, macho... !
Inauguramos diciembre con una arenga del Comandante Soraluce, cargamos equipo de guerra y COMIDA, ya se sabe, latas de sardinas, alguna de carne, dos chuscos, cantimplora, y hala, al camino que conduce a BIUGTA.
Durante los primeros kilómetros todo fue tranquilo. Solamente teníamos que quitar algunas piedras de los montones que habían hecho los moros en medio del camino.
Íbamos: delante la segunda, al mando de Casinello. Detrás nosotros.
Ya se ve Biugta. Esto está chupao.
De repente, una tormenta de balas cayó sobre todos nosotros, y el compañero de la Segunda, Fernando Ramos, cayó muerto en el acto.

¡ Joder, que esto va en serio !
Los que van delante, se lanzan al combate. Los de atrás, emplazan los morteros y ametralladoras, comienzan a disparar como locos, no con mucha puntería y, nosotros nos quedamos en medio de semejante fregao. Todo visto y no visto.
Tomamos posiciones sobre el terreno. Listos para disparar. Disparar, a quien?. Porque no se ve a nadie. Los de detrás, morterazo va, ametralladora viene. ¡ Mientras no nos den a nosotros¡.
Por fin iniciamos una maniobra de flanqueo a la Izquierda de la marcha. El Capitán Pedrosa iba el primero con su varita mágica y, los demás, le seguimos todos como un solo hombre.
Hay que continuar hacia EL MESTI, subiendo y bajando montes, persiguiendo al enemigo ( o nos llevaba él ?. ).
Llegamos a El Mesti, repitiéndose las escenas propias de toda liberación. Pero para nosotros faltaba lo peor ( o lo mejor ?.) . Resulta que el enemigo la había tomado con la posición que ocupábamos los de la Primera Compañía ( qué le habremos hecho nosotros a estos cabrones... ), enviándonos sus recuerdos en forma de una lluvia de balas y morterazos, pero .. ALLI ESTABA PEDROSA con su varita, dándonos ánimos. Mi recuerdo personal de este momento fue que:
Me había comprado unos prismáticos en el Zoco de Sidi Ifni. Yo miraba con ellos tras mi parapeto a ver si veía algo. Al capitán le gustó que a pesar de las balas no escondiera el cogote tras las piedras y siguiera mirando. Me dice “¿Ve algo González ? ” no se ve nada mi Capitán. Pues vaya mierda que te has comprado... No se me olvidará nunca. Está claro que con esta acción, el calificativo de Caballeros Legionarios, nos lo habíamos ganado a pulso. No olvidar que éramos los más reclutas de todos los paracas. El último curso realizado en Alcantarilla. Por la noche, y procurando no hacer mucho ruido, volvimos Biugta. Esto de no hacer mucho ruido me pareció a mi que poco importaba. Los moros sabían que estábamos allí.
Total, 30 kilometrillos de nada entre unas cosas y otras, muchos de ellos pegando tiros y entre el fuego enemigo.
El día tres de diciembre, fue más tranquilo. Falta nos hacía para recuperar el resuello.
Peor lo pasó la 3ª Cía. que recibió la orden de volver a Sidi Ifni, hacerse cargo de la escolta de unos camiones de abastecimiento y volver de nuevo a Biugta.
Como vemos, igual nos mandaban hacernos cargo de un roto que de un descosido. Todo ello sin parar.
Nosotros nos quedamos a hacer noche en los altos del ANAMER, construyendo parapetos o trincheras con pedruscos.
Dormimos en un fuerte moruno, con “Habitaciones" estrechas y largas. A lo ancho, a penas daba para tener las piernas estiradas. El olor que despedía aquello a grifa o cualquier otra droga, era nauseabundo.

MONTE DE RATON:
Con la conjunción de todas las fuerzas que estábamos por allí, se consiguió la ocupación del monte conocido como Cabeza de Ratón. Se pidió la colaboración de la aviación, para lo cual colocamos paneles de identificación de nuestra posición. Cuando llegaron los Pedros, uno de ellos soltó las bombas SOBRE NOSOTROS.
¡Otra vez igual ¡ tres heridos por fuego amigo que se dice ahora. Naturalmente, silencio absoluto del Mando sobre este hecho.  Pero ¿Qué pasa aquí ?. Es mucho mejor que no nos ayude nadie, ya nos las arreglaremos nosotros solitos....
LIBERACIÓN DE TIUGSA.

DIA DE LA PATRONA LA INMACULADA CONCEPCIÓN.
Ese día nos fue un poco más llevadero, la patrona nos regaló un aprovisionamiento por aire que salió bien ( menos mal ), lo cual nos vino muy bien para recuperar fuerzas y municiones, y poder ayudar así, mucho mejor a los de la 2ª Bandera.
También sirvió para elevar nuestra moral de soldados al ver que servíamos para algo más que para llevar el traje de bonito.
Total, que la operación netol supuso para nosotros el recorrer cerca de 160 kilómetros en diez días, muchos de ellos entre combate y combate.
¡ Vaya paliza ¡.
El descanso del guerrero.
LA AVENTURA DEL TRASLADO DEL FALLECIDO Y HERIDOS.
Pero si grave había sido la operación Netol en todo su conjunto, no lo fue menos la vergonzosa evacuación de nuestro compañero FERNANDO RAMOS RODRIGUEZ y algunos heridos más, traslado que le fue encomendado a nuestro querido compañero TERCERO, ( MANUEL CHAIN ), que pone de manifiesto la absoluta falta de medios adecuados con que la campaña de Ifni se desarrolló EN TODO SU CONJUNTO.
Habia que ir a por ellos. Por donde y cómo ?.
En principio TERCERO (MANUEL CHAIN ) recibió la orden de ir a BIUGTA a hacerse cargo de un muerto y cinco heridos, guiado por un croquis o plano que le hizo el Teniente CARRASCO.

Y con qué medio de transporte?
¿Con una ambulancia? ¡ qué va ¡. Con un vehiculo Dotge tres cuartos con caja descubierta.
Al vehículo quiso subirse como mandamás un mando no paracaidista, pero TERCERO ( MANUEL CHAIN se negó dejándole bien claro que el responsable era él, y no lo dejó viajar en la cabina.
INCREIBLE Y VERGONZOSO TRASLADO: AL MUERTO SE LE PUSO EN LA CAMIONETA Y A LOS HERIDOS TAMBIEN, PERO CON LAS PIERNAS ENCIMA DEL MUERTO PORQUE NO HABIA ESPACIO SUFICIENTE.
NO ES UN APELICULA DE MIEDO, es un hecho concreto vivido por nuestro compañero TERCERO, ( MANUEL CHAIN ), al que supongo no se le olvidará nunca semejante episodio de la Guerra de Ifni.
¿Dónde están los restos de FERNANDO RAMOS RODRIGUEZ ?.

En principio, en la lista los trasladados del cementerio Ifni al de Alcalá de Henares, no está, lo que me hace suponer que sus familiares reclamaron en su día su cuerpo, pero... no es muy seguro, porque en el cementerio de San Lázaro, en las Palmas de Gran canaria, existe una tumba con restos de caídos en Ifni SIN IDENTIFICAR.

Sea como fuere, el UNICO MUERTO EN COMBATE de la Primera Bandera Paracaidista en Ifni, nuestro compañero FERNANDO RAMOS RODRIGUEZ, hizo su último salto cumpliendo las ordenes de Dios nuestro Jefe, esta vez hacia arriba, para ir junto a los luceros, junto a nuestros compañeros, donde permanecerá para siempre, porque como alguien ha dicho, los paracaidistas no mueren, se reagrupan en el cielo.

Acceder a esta interesante página:


lunes

La olvidada guerra de Ifni


He aquí el texto sobre la Guerra de Ifni-Sahara, que mi sobrino Diego Salvador Conejo ha dejado en su página web http://www.diegosalvador.com/ el la sección Mundo Actual.

Dice así:

El territorio de Ifni está en la misma latitud que las Islas Canarias, y se extendía en forma rectangular de Norte a Sur unos 70 kilómetros y de Oeste a Este otros 25 kilómetros. Es un terreno montañoso, semejante al Rif del norte de Marruecos, donde las estribaciones del Gran Atlas se hunden en el océano Atlántico.
En abril de 1956 España había concedido la independencia a la parte de Marruecos que caía bajo su protectorado, en la costa mediterránea. España había creado en Ifni una ciudad fuertemente defendida y repleta de zocos en su interior, Sidi- Ifni. En 1957 la ciudad semejaba una pequeña Melilla. Ya por entonces comenzaron a proliferar en el territorio grupos favorables a un levantamiento contra la potencia colonial española, y alentados por Marruecos.
Desde el año de la independencia marroquí se habían detectado rumores en los zocos donde se localizaron concentraciones, incidentes y hasta ametrallamientos nocturnos de los puestos fronterizos. Sonaban tambores de guerra, pero España, todavía maltrecha, no podía sostener sola una guerra larga y a la postre cara en un territorio tan alejado de sus bases peninsulares. Ifni Estaba próxima al Sahara español, sí, donde tampoco estaban como para tirar cohetes. Si bien la negociación parecía la solución más adecuada, no hubo tiempo para ello.

El Gobernador de Ifni, intuyendo la que se avecinaba, solicitó el aumento de guarnición, de la que comenzaban a desertar los marroquíes que la componían en parte, llevándose consigo el armamento y la munición. Los insurrectos tenían pensado pasar a cuchillo a la población española de la ciudad de Sidi- Ifni, contando con rebeldes dentro de la plaza, pero fracasaron en su empeño, puesto que sin lugar a dudas los defensores de la ciudad fueron avisados.
Además los insurrectos, desde Goulimín, al sureste de la frontera de Ifni, fracasaron en el asalto a Sidi- Ifni la noche del 22-23 de noviembre de 1957. El cerco de Sidi- Ifni había comenzado. Dos banderas más de la Legión llegaron a las posesiones españolas antes del comienzo de las hostilidades (la Sexta Bandera llega a Ifni, en tanto que la Segunda se unió a la Cuarta y la Decimotercera en el Sahara español). También se desplazaron a Ifni una bandera paracaidista y un regimiento de Infantería.
Aunque la incursión marroquí contra Sidi- Ifni fue rechazada, los puestos avanzados cercados fueron abandonados o perdidos ante el ataque enemigo, en tanto que Tiliuin, Telata y Tagragra permanecieron bajo estrecho asedio. Pasada la sorpresa inicial, los españoles se repusieron, aunque la guerra duraría varios meses, pero ya sin ninguna posibilidad de victoria final...para ninguno de los dos bandos.
Cuando a Franco le comunicaron que los guerrilleros del Ejército de Liberación Saharaui (miembros del partido nacionalista marroquí Istiqlal, respaldado por el sultán Mohamed V y dirigido desde la sombra por el príncipe Muley Hassan, futuro Hassan II), habían lanzado un ataque general contra Ifni, ordenó al almirante Carrero Blanco, ministro de la Presidencia, evitar a toda costa un baño de sangre que provocara la guerra con Marruecos, pues de ningún modo podía permitírsela. No había medios para ello.
Los defensores españoles al comienzo del conflicto no debían llegar a 2.000 efectivos, y su penuria de medios era escandalosa. Los transportes de la Bandera Paracaidista se reducían a dos jeeps, dos camiones Ford y una ambulancia. Los soldados utilizaban viejos rifles Mauser. Para los escasos ejercicios de tiro recibían sólo diez balas y al terminar debían entregar los casquillos o devolver los proyectiles sobrantes. Los aviones eran anticuados Junker y Heinkel, letales para sus usuarios.
Los "soldados hacen toda clase de servicios e instrucción en alpargatas", según el informe del jefe de la II Bandera Paracaidista.
Desde la Península fueron llegando, una vez rotas las hostilidades, combatientes, armamento y material hasta llegar a un contingente de 10.000 hombres, entre ellos las principales fuerzas de elite del ejército español, la Legión y los Paracaidistas de los Ejércitos del Aire y de Tierra, pero también soldados de reemplazo. Mientras llegaban los refuerzos, la I Bandera paracaidista del Ejército de Tierra recibía su bautismo de fuego en las operaciones de ataque a los puestos del interior que habían caído en manos de los marroquíes, y trataban de crear una malla infranqueable alrededor de la capital del territorio.
La liberación de Telata de Isbuía y de los otros puestos sitiados costó decenas de vidas. La mayoría de los muertos eran jóvenes soldados de reemplazo, cuyo sacrificio fue infructuoso. Franco había llegado a la conclusión de que aquellos fortines eran indefendibles, y en su obsesión por evitar la guerra con Marruecos prohibió su recuperación y ordenó que fuesen dinamitados. Las tropas se retiraron a Sidi- Ifni y dejaron el resto del territorio en manos de Marruecos. Aquello olía al desastre de Annual de 1921, que afortunadamente, no se repitió en este caso.
En enero de 1958, Marruecos redobló su interés por la campaña del Ejército de Liberación Saharaui contra España, reorganizando dichas unidades militares, bandas incontroladas, como las llamaban desde el lado español. Mientras tanto, la Novena Bandera de la Legión es enviada al Sahara español a reforzar las tropas allí estacionadas. El 12 de enero, una columna del Ejército de Liberación atacó a la guarnición española en El Aaiún. Pero aquí las tropas españolas estaban mejor organizadas y disponían de mayor número de pertrechos, con lo que rechazaron el ataque. La columna marroquí rechazada centró sus esfuerzos en el sudeste de la colonia, pero en la batalla de Edchera, al día siguiente, volvieron a ser derrotados por la XIII Banderade la Legión.
En febrero de 1958, tropas franco-españolas lanzaron una importante ofensiva que desmanteló al Ejército de Liberación Saharaui. Los primeros reductos en caer fueron las fortalezas montañosas marroquíes entre Tan-Tan y Saguia el Hamra. El 10 de febrero, la Legión expulsó a los marroquíes de Edchera y ocuparon a continuación Tafurdat y Smara. El ejército español, avanzando desde El Aioún y desde Villa Cisneros, conjuntamente con los franceses, que atacaron desde Fort Gouraud, destruyeron las concentraciones del Ejército de Liberación Saharauientre Bir Nazaran y Ausert.
Como en Alhucemas, españoles y franceses volvían a colaborar.
El 21 de abril de 1958 se dieron por terminadas las operaciones.
España continuó ocupando una pequeña parte del territorio abandonando definitivamente todos los puestos y zocos del interior a Marruecos. No hubo ni vencedores ni vencidos. En el bando español hubo más de 800 heridos, desaparecidos y muertos.

España mantuvo la posesión de Ifni hasta 1969, hasta la entrada en vigor resolución 2072 de las Naciones Unidas de 1965 en la que instaba a la descolonización de Ifni y el Sáhara Occidental. Sin embargo, el control español sobre el Sahara Occidental duró hasta que, de acuerdo con Marruecos, se firmaron los Acuerdos de Madrid de 1975, entre España, Marruecos y Mauritania. Era el origen de un conflicto que a día de hoy (septiembre de 2013) sigue sin concluir.

sábado

Ifni, la guerra secreta.


En junio pasado, hizo 56 años que un telegrama anunció el fin de la guerra de Ifni-Sahara, un conflicto en el que murieron 300 españoles y resultaron heridos otros 500.
Tan oculto estaba el conflicto por la censura, que hasta se dudó de que hubiera existido.


Para lo cual y en las Navidades de 1957, se envió a un variopinto grupo de artistas folclóricas, y humorísticos, para animar a los soldaditos de España.




martes

La navaja paracaidista

Se trata de la réplica exacta encontrada en Internet de una magnifica navaja que me fuera entregada 1957 como complemento del equipamiento para el curso de paracaidista. Nos debíamos proveer cada uno, de una muñequera elástica y la navaja se ataba con un trozo de cuerda a la muñeca. La llevábamos sujeta debajo de la muñequera pero de forma que fuese fácil extraerla con un simple manotazo al aire. Su uso estaba indicado para cortar las cuerdas de los paracaídas en caso de emergencia.
Sin embargo, algún principiante asustado la utilizaba con más frecuencia de la necesaria poniendo en riesgo su propia vida al cortar más cordones de nos necesarios. Esta navaja puede considerarse en nuestro país la primera herramienta de uso exclusivamente militar, aunque como digo y por la forma de la hoja, en algunos trabajos de jardinería es frecuente su uso para podar las ramas finas de algunas plantas y arbustos. Cuando caí herido en Sidi-Ifni y fui llevado al hospital de Las Palmas con todas mis pertenencias, lamentablemente dicha navaja se extravió y nunca más la pude recuperar. Tampoco es que la tuviese un cariño especial, pero como este blog es fundamentalmente de recuerdos, la traigo aquí porque ignoro si en la actualidad se continúa usando.