domingo

No es sitio para quejas

Este es el artículo de Diego Sánchez Cordero, escrito en su blog CACHOS DE VIDA  el día 2 de febrero de 2012  en http://disancor.blogspot.com.es/ y le subo al mío porque pienso que lleva toda la razón.




"Me gusta repasar sitios en la Red, viendo trabajos extraordinariamente buenos, informativos, educativos, reivindicativos, creativos… Que, sin embargo, no han merecido ni un simple comentario. Lo que me hace dudar que los visitantes se tomen en serio lo que se escribe y se hace en los blogs. 
Algo así como si fuesen cosas poco serias y con escasa credibilidad. Y si no se tienen en consideración esos maravillosos trabajos de la cantidad de páginas que se publican, es lógico que no lleguen a ningún sitio las demandas de un blogger quejica y llorón. 
 Por propia experiencia sé que no es el lugar más adecuado para quejarse de nada. Una queja en papel, su destino puede ser la papelera, pero aquí se queda en el limbo donde está la basura sin estrenar. Y sin embargo, los que andamos en este mundo de Internet sabemos que estamos vigilados por el sistema principal y todos los sistemas que controlan al ser al ser humano, Y cuando ven que puedes ser beneficioso o peligroso, es cuando saltan todas las alarmas avisando de tú presencia.


No sé si los vigilantes se ocupan sólo de cosas importantes o, tal vez, van, además, archivando nuestras salidas de tono para ir, poquito a poco, confeccionando una biografía. Sea lo que sea, yo me he quejado de muchas cosas a personas y Organismos importantes, y jamás, nunca me han pedido una explicación ni me han dado una satisfacción para tenerme contento. 
Puede que sea porque mis quejas siempre han sido indirectas, y hasta escritas con mucha diplomacia, pero,¡hombre, es raro que no se hayan dado por aludido en ninguna parte!.
 Quizá sea mía la culpa, por ser poco claro y demasiado respetuoso. Quizá hayamos equivocado el cauce. Quizá un blog no sea el lugar indicado para solicitar nada.
Las solicitudes se han de hacer en los mostradores y ventanillas de las administraciones y las quejas al maestro armero. 

Eso dicen los viejos".