jueves

El 12º curso paracaidista del E.T.








Hace ya unos cuantos años que los 123 hombres componentes del 12º curso paracaidista del E.T., nos vimos reflejados en un documento que me facilitó como no podía ser de otra manera, mi amigo y compañero José Luís González Vicente.

La inmensa mayoría de los componentes del 12º curso, nos vimos metidos de lleno en el conflicto que fue la Guerra de Ifni-Sáhara de 1957/58, donde muchos de nosotros sufrimos los sinsabores de aquella confrontación a la que llegamos, se suponía que como soldados de élite, pero sin la más elemental preparación militar.

Fue a base del tesón que pusieron nuestros mandos que consiguieran en poquísimo tiempo y sobre la marcha de los acontecimientos, hacer de nosotros unos veteranos combatientes, y que nos moviésemos por aquellos campos con la disciplina y pericia que eran necesarias, frente a un enemigo que sabía correr y moverse entre los matorrales como reptiles.
Ese enemigo, a veces llegaba hasta nosotros que estábamos esperándoles parapetados, en grupos de a tres o cuatro, portando un viejo fusil, una tetera a medias, y unos cuantos higos chumbos secos. Yo creo que se dejaban coger prisioneros quizá para conocer nuestros efectivos porque después se les soltaba tras haberles interrogado casi con mimo por aquello de las órdenes de Franco. Aparte de esas curiosas escaramuzas, los moros resultaron ser un enemigo muy correoso, malicioso, muy bien armado y por tanto muy peligroso.

Sabemos que se escondían, incluso estando heridos, debajo de las ramas de las plantas que crecían agrupadas, de manera que era muy difícil verles. Cuando pasábamos de largo, volvían a atacarnos pero siempre a prudente distancia no fuese que les pudiésemos coger prisioneros y se les hiciese hablar para conocer sus intenciones y efectivos. En alguna ocasión, ni sabían contra quien combatían creyendo que éramos franceses, a los que les tenían verdadero terror.

Guardo en mi memoria muchos recuerdos, pero eran los de por las noches, que estando algunos de guardia, se les oía al enemigo moverse cerca de nosotros entre los ásperos matorrales yendo de acá para allá tratando posiblemente de localizarnos y dejarnos fritos.
Ellos, o sabían ver en la oscuridad porque tenían muy estudiado el terreno, o es que nosotros nos sobresaltaba cualquier ruido, siendo necesario hacer un esfuerzo mental para no comenzar a disparar contra no se sabía qué.
Lo posible es que el supuesto enemigo solo fuese un animal errante que por la mañana aparecía muerto con varios disparos de esos que sonaban de vez en cuando por la noche. Lo cierto, es que eso suponía un desgaste porque así no había manera de descansar y dormir un minuto ninguno de nosotros.

A pesar de todo lo sufrido por mí al haber caído herido en esa guerra, lo cierto es que a veces recuerdo aquellos tiempos como si se tratase de una imagen fugaz el la que no era yo quien estaba allí, y que todo aquello fuera un sueño del que se despierta un día al cabo de más de medio siglo, rememorando uno de los momentos más señalados de mi ya pasada juventud.

Al cabo de ese medio siglo, pocos somos los que quedamos vivos de aquella larga lista de jóvenes paracaidistas que formamos en su momento el 12 curso del E.T. y que combatimos con unos medios tan pobres que hoy darían risa a las nuevas generaciones de paracaidistas españoles, si no fuese por el respeto con que se nos recibe en los nuevos acuartelamientos cuando alguno de nosotros aparece por allí para rememorar tiempos pasados.

Los compañeros que ya nos han dejado definitivamente hace años porque han fallecido, seguro que nos están esperando allá arriba, haciendo unas de aquellas emocionantes guardias, pero esta vez junto a las estrellas.


miércoles

Campaña de Sidi-Ifni


1957-1958


En abril de 1956, debido a la inestabilidad del territorio de Ifni, invadido y recorrido por “bandas incontroladas” se considera necesario reforzar el territorio. El Mando decide que se traslade a Ifni la I Bandera, como así se hace de inmediato, pero curiosamente no por avión, sino en camiones hasta Cádiz, y desde allí a Puerto del Rosario, en Las Islas Canarias. El 9 de julio la I Bandera, al completo de sus efectivos, es enviada a Sidi-Ifni, en donde desembarca el 25 de julio. En enero de 1957 es relevada por la II Bandera. La paz inestable que reinaba en la zona dio paso a los primeros problemas militares con las bandas armadas y fuerzas irregulares del territorio.

El 8 de mayo, se estrella y se incendia el avión Junker - 52 que transportaba una patrulla de salto de la II Bandera, mueren el Tte. de la 9ª Cia D. José Cañada Armengol; El Cabo 1º D. Juan Vargas Muñoz; los CLP. D. Carlos Ramos Suárez de Urbina, D. José Benítez García, D. Luís Cabo Hidalgo, D. Manuel Tabares Vargas, D. José Gómez Pazos, y CLP de la 6ª Cia D. José Cuesta Manzano. El Cabo1º D. Ángel Canales López obtiene la Medalla Militar Individual por su heroico comportamiento y arrojo en el salvamento de los supervivientes en el avión siniestrado; el Tte. de la 10ª Cia D. José Sáez de Sagaseta es premiado con la Cruz de Guerra por su notable actuación. Son las primeras bajas en África y también las primeras condecoraciones.

 El 16 de agosto se produce el bautismo de fuego de las fuerzas paracaidistas en Tiuisit-Igurramen. Resultado de este bautismo es el primer herido en combate el CLP de la 7ª Cia D. Vicente Vila Pla.

Entretanto los incidentes y escaramuzas con las “ bandas incontroladas “ se irían sucediendo y darían lugar a la alerta de la II Bandera, en la madrugada del 23 de noviembre. Ante la desesperada situación del puesto de Z´Telata se determina reforzarla con una sección de la 7ª Cia al mando del teniente Don Antonio Ortiz de Zárate y Movellán. A esta orden contestaría con la frase ya famosa el Tte. Ortiz de Zarate antes de partir para cumplir la misión: “ Entraremos en Z´Telata, o en el cielo”. La sección motorizada es cercada por el enemigo y comienza un feroz combate el día 24 para la toma de una cota a tres kilómetros de Z´Telata, debido a la imposibilidad de continuar hacia el puesto, cae en la toma el Cabo 1º D. José Civera Comeche y el CLP de 1ª D. Ramón Aguirre Ejidua y el CLP D. Manuel Rodríguez Matamoros. El día 26 la sección del Tte. Ortiz de Zarate recibe fuego intenso de armas automáticas, unos cien enemigos intentan el asalto a la posición, siendo rechazados y causándoles unas 40 bajas. Durante el asalto son muertos el Tte. Ortiz de Zárate y el CLP D. Vicente Vila Pla, haciéndose cargo de la sección el Sargento D. Juan Moncada Pujol, que supo mantener la posición hasta la llega de refuerzos a cargo del Grupo de Tiradores de Ifni Nº1, el 2 de diciembre. Han transcurrido diez insufribles días de penalidades e incertidumbre. La Sección ha tenido 5 muertos y 14 heridos graves. Al Tte. Ortiz de Zarate y al Sargento Moncada les fue concedida la Medalla Militar Individual, el resto de la Sección la Medalla Militar Colectiva.

   Durante los días de asedio a la sección del Tte. Ortiz de Zarate, se inicia la “ Operación Pañuelo” el día 29 de noviembre se refuerza el destacamento de Tiliuin tras un audaz lanzamiento en paracaídas a 200 metros y en una zona rodeada de enemigos a cargo del Capitán de la 7ª Cia D. Juan Sánchez Duque sin ninguna baja. Se había realizado el primer “ Salto de Guerra “.

La I Bandera “ acude al fuego “, y a primeros de diciembre se encuentra en el Territorio de Ifni la totalidad de la Agrupación de Banderas Paracaidistas.
La presencia en primera línea de los paracaidistas fue siempre constante desde los primeros momentos de la guerra. Primero en las operaciones “ Netol “ y “ Gento “ para la liberación de todos los puestos sitiados; Posteriormente, en enero del 58, en la operación “ Diana “ formando la I Bandera en la “ Agrupación Sur “, y ya en febrero, en las operaciones “ Siroco “ y “ Pegaso “, con las que se limpia el territorio de Ifni de las bandas “ incontroladas “, con la Operación Pegaso se produce el segundo salto de combate, en Erkunt. Estuvo al mando el Cáp. de la 1ª Cia. D. Prudencio Pedrosa Sobral. 


El bautismo de fuego de la Agrupación le ha costado 37 muertos (4 oficiales y 33 clases de tropa) y 70 heridos ( 9 oficiales, 1 suboficial y 60 clases de tropa).

El año 1958 trascurrirá en acciones de limpieza de las bandas infiltradas, escolta de convoyes y puestos avanzados para evitar nuevas filtraciones.
El 24 de abril, la II Bandera regresa a Alcalá de Henares. El 4 de diciembre toma el mando de la Agrupación el Tcol D. José García Manuel.

Fragmento de la carta enviada al teniente coronel Crespo del Castillo el 16 de diciembre de 1957 por el gobernador general del África Occidental Española, General Zamalloa.

"Nunca una nueva Unidad ha abierto tan brillantemente su historial de guerra como esa, hasta hace poco bisoña Agrupación de Paracaidistas, y si hacemos honor al espíritu combativo, a la magnífica preparación física puesta de manifiesto siempre que hubo que hacer un supremo esfuerzo, y el valor ya reconocido y altamente acreditado en todas las operaciones en que ha tomado parte la Agrupación, bien podemos decir que el espíritu heroico de la gloriosa Legión y el arrojo y coraje de nuestros infantes ha reencarnado brillantemente en esos nuevos y heroicos legionarios paracaidistas".



viernes

Las leyes de Murphy en el combate.


Algunas de estas leyes de Murphy, ahora y al cabo de los años, recuerdo que se cumplieron durante la Guerra de Ifni en la que fui un combatiente más.

(Publicado en la Revista La Legión.)

--Todas las batallas se libran en el filo de dos o más mapas…..impresos a escala diferente.
--Toda batalla tiene lugar bajo la lluvia.
--Toda batalla tiene lugar cuesta arriba.
-- Cumple siempre una amenaza.
--Cualquier cosa que hagas puede conseguir que te peguen un tiro, incluido nada.
--Declaración de pilotos: Es más fácil conseguir un perdón que un permiso.
--La artillería añade dignidad a lo que, de otro modo, no sería más que una vulgar pelea.
--Confucio dice: Pájaro madrugador tener deseo de muerte.
--No llegues nunca primero; no llegues nunca el último; no te ofrezcas nunca voluntario para nada.
--Procura no llamar la atención en la zona del combate, atrae el fuego.
--Cada orden que pueda ser malinterpretada, lo será.
--Si al principio no logras tener éxito, pide artillería.
--Si es estúpido pero funciona, no es estúpido.
--Si el enemigo está a tiro, tú también.
--Si te están pegando tiros, es un conflicto de intensidad alta.
--Si te hace falta un oficial rápidamente, acuéstate.
--Si recibes órdenes contradictorias, cumple ambas.
--Si tu ataque va realmente bien, es una emboscada.
--Si tu sargento te puede ver, el enemigo también.
--Generalmente es poco aconsejable saltar sobre la zona que acaban de bombardear.
--No atraigas nunca el fuego, molesta a todos los que te rodean.
--No te quedes de pie cuando te puedes sentar; no te sientes cuando te puedes tumbar; no te quedes despierto cuando te puedes dormir.
--No digas nunca al sargento que no tienes nada que hacer.
--Una vez retirada la anilla, el Sr. Granada ya es nuestro amigo.
--Sólo el 5% de un informe de inteligencia es correcto. El truco de cada buen jefe es establecer de qué 5% se trata.
--Los profesionales son predecibles, sin embargo, el mundo está lleno de aficionados.
--El trabajo en equipo es esencial; proporciona al enemigo otras personas a quien disparar.
--¿Una ventaja injusta? No existe tal cosa.
--Procura parecer poco importante; puede que el enemigo no tenga mucha munición y no quiera desperdiciar una bala contigo.
--Cuando hayas asegurado una zona, procura que el enemigo lo sepa también.
--Cuando hayas perdido el contacto con el enemigo, mira detrás de ti.

lunes

Quienes somos


Esta entrada es repetida, siendo que se escribió por primera vez en el año 2009. Desde entonces han sucedido varias desgraciadas pérdidas en el ámbito de los amigos y  compañeros paracaidistas, entre ellas, los fallecimientos de Carlos Vico Molinero, Guillermo Guajardo Fajardo y Juan A. Espí Puertas, que dejó en el foro de Aivepa este saludo para mí.    
         



jlgvicente
Forista del Año 2007-08
Fecha Registro: 25-05-04
Mensajes: 2092
Ciudad: LOGROÑO

Enviados: 23-05-07 3:12 pm Poner Asunto: A JUAN CONEJO LOPEZ
________________________________________
EL DIA QUE SE ENCONTRABA TRISTE Y OSCURO POR CAUSA DE LA LLUVIA, SE HA CONVERTIDO EN RADIANTE AL APARECER TU POR AQUI DESPUES DE CASI Y SIN CASI CINCUENTA AÑOS.

JUAN CONEJO LOPEZ, EL QUE SUFRIÓ LA EXPLOSION DE UNA MINA EN EL MONTE BUYARIFEN. ! BIENVENIDO! A ESTA TU CASA COMPAÑERO DEL CURSO 12, DE LA PRIMERA BANDERA, DE LA PRIMERA CIA, DEL CAPITAN PEDROSA Y TANTOS OTROS.

YA NOS IRAS CONOCIENDO. Por de pronto, prepara tu corazón para revivir aquellos hechos que dejó marcado nuestro carácter para siempre.

Un abrazo

JOSE LUIS GONZALEZ VICENTE. excombatiente en ifni , medalla campaña, salto en guerra en Erkun IFNI/2007/50 ANIV.

juanespi
Socio

Fecha Registro: 02-03-06
Mensajes: 285
Ciudad: ZARAGOZA residente Alicante

Asunto: JUAN CONEJO LOPEZ

Es para mí motivo de alegría contar aquí con nuestro campañero de curso.
Yo no hace 50 años, que nos vimos sino sobre 45. Nos encontramos un espléndido día de verano frente a la salida del Puerto de Alicante. Nos encontramos uno en cada acera, instintívamente yo miré su pie, y como le vi los dos zapatos levanté la vista a su cara dudando si era él. Él al ver mi estrañeza, se dirigió a mí diciendo: niño Espi, sí que soy yo. Me alegré mucho de verle, charlamos un poco y él siguió dirección al paseo Marítimo y yo hacia la playa, que tenía una cita en un chiringito, y hasta hoy. He preguntado mucho por ti a Lusilla, el encuentro del año pasado te recordábamos J.L.Gonzalez Vicente--Cambra--Lusilla y yo. Al parecer la BRIPAC no se portó muy bien contigo. Un fuerte abrazo de Juan A. Espi Puertas

____________
Juan A. Espi C12 excombatiente de Ifni 1 salto en combate 1ªCia 1ª Bandera



Estos ya son parte de mis recuerdos y los conservo como oro en paño. Gracias compañeros. Gracias José Luís.



sábado

Curiosidades que no conviene olvidar





En el blog de Adolfo Cano que aparece arriba indicado, este veterano de la guerra de Ifni, dejó colocado este post que merece la pena que sea analizado por la juventud española, para que tengan muy en cuenta los errores cometidos por sus abuelos al declararse entre ellos la Guerra Civil en España.




http://www.abc.es/especiales/guerra-civil/fotos.asp

En el año 1936 se celebraron elecciones generales en España, exactamente el 16 de febrero de 1936. A estas elecciones se presentaron muchos partidos políticos tanto de izquierdas como de derechas. El Frente Popular, la coalición de izquierdas que englobaba tanto al Partido Socialista Obrero Español como al Partido Comunista, Izquierda Republicana y otros tantos, consiguió la mayoría absoluta. Pero, ¿cómo comenzó exactamente la Guerra Civil Española?

Tras la victoria del bando de izquierdas continuaron una serie de acciones terroristas que pretendían movilizar a la masa contra el gobierno, es el caso de los atentados de los falangistas y grupos de derecha, para responder a los primeros en el caso de los grupos de izquierdas. 

Solo en el mes de febrero ya se contabilizaban por centenares los fallecidos en este tipo de acciones contra la situación política, social y económica del país.

En los meses sucesivos el panorama social y militar de España fue, de todo, menos tranquilo. Varios altos mandos militares planearon durante meses una posible sublevación frente al gobierno republicano que se haría efectiva el 17 de julio de 1936 y los días sucesivos. Pero, ¿qué hizo que los militares se alzaran justo ese día?

El 16 de abril de 1936 uno de los hombres de José Castillo, un instructor de las milicias de la juventud socialista, asesinó a Andrés Sáenz de Heredia, primo del mismísimo José Antonio Primo de Rivera. Como represalia el 12 de julio fue asesinado el propio José Castillo. Este hecho desencadenó la venganza de la izquierda que terminó con la vida del diputado de Renovación Española, José Calvo Sotelo, al mismo día siguiente. Este asesinato del líder de la derecha terminó por decantar la balanza de los indecisos al golpe de estado a llevar a cabo una acción que conllevaría un conflicto bélico en nuestro país.











jueves

La Historia continúa

 Por José Saura Rizzo. 

 Y tanto que la historia continúa.

 El Libro de la Historia de la Brigada no se ha nutrido solo de la sangre y los hechos de los hombres de la Agrupación que pasaron por Ifni.

Se han escrito en él muchas páginas gloriosas desde entonces, y lo que queda por escribir con tanta sangre derramada en actos de servicios. 
Sangre de jóvenes idénticos a nosotros, con la misma ilusión y deseo de servir a España en los más difíciles puestos que se le encomienden. 
Hombres que, como vosotros, tu hermano y tú, y compañeros, demostrasteis ser, como dice nuestro ideario... "los mejores soldados de la Patria". 
Y páginas difíciles de escribir también, son las que hablen de tantas misiones de paz en las que tan volcada esta nuestra BRIPAC en medio mundo. 
 En mi caso, el decidirme por las Banderas Paracaidistas fue por motivos diferentes a los vuestros: mi padre no fue profesional de la milicia, ni ninguno de mis tíos. Solo mi abuelo materno fue capitán de fragata en la Armada, pero no lo conocí. 
Fue otra cosa; verás, yo era el mayor de los varones de siete hermanos, dos hermanas mayores y tres chicos y una chica menores. La situación económica de las familias numerosas dejaba mucho que desear en aquella época. Tenía que hacer la mili sin saber a donde podían mandarme. Mis padres no iban a poder mandarme ni cien pesetas de vez en cuando, estando yo acostumbrado a manejar algún dinerillo de las propinas que pillaba. 
Resulta que, desde los catorce años trabajaba en una importante tienda de artículos de regalo, y aunque hacía de todo (era el comodín de la empresa), el llevar y entregar regalos a sus destinatarios me proporcionaba las referidas propinas, no faltándome mi paquete de tabaco rubio en el traje de los domingos, mis salidas con amigos y amigas a bailes y cines, etc. 
Panorama muy feo se me presentaba si esperaba a que me llamaran por mi quinta. Entonces surge la idea de la Agrupación de Banderas Paracaidistas. Los veía por Málaga en Semana Santa, tan elegantes, con las atrevidas colegialas por detrás tirándoles de las cintas de las boinas, con corbata (fueron los primeros militares españoles en usar esta prenda), sabiendo que comían bien y manejaban entre setecientas y ochocientas pesetas mensuales. Todo esto unido a querer demostrarme que sería capaz de saltar desde un avión, hizo que convenciera a mis padres para conseguir el paternal permiso.
 Si señor, así y no otra cosa fue.

lunes

Rutas con historia

Rutas con historia
El territorio de Ifni está en la misma latitud que las Islas Canarias, y se extendía en forma rectangular de Norte a Sur unos 70 kilómetros y de Oeste a Este otros 25 kilómetros. Es un terreno montañoso, semejante al Rif del norte de Marruecos, donde las estribaciones del Gran Atlas se hunden en el océano Atlántico.
guerra del ifni-1.jpg
En abril de 1956 España había concedido la independencia a la parte de Marruecos que caía bajo su protectorado, en la costa mediterránea. España había creado en Ifni una ciudad fuertemente defendida y repleta de zocos en su interior, Sidi Ifni. En 1957 la ciudad semejaba una pequeña Melilla. Ya por entonces comenzaron a proliferar en el territorio grupos favorables a un levantamiento contra la potencia colonial española y alentados por Marruecos.
Desde el año de la independencia marroquí se habían detectado rumores en los zocos donde se localizaron concentraciones, incidentes y hasta ametrallamientos nocturnos de los puestos fronterizos. Sonaban tambores de guerra, pero España, todavía maltrecha, no podía sostener sola una guerra larga y a la postre cara en un territorio tan alejado de sus bases peninsulares. Ifni Estaba próxima al Sahara español, sí, donde tampoco estaban como para tirar cohetes. Si bien la negociación parecía la solución más adecuada, no hubo tiempo para ello.
El Gobernador de Ifni, intuyendo la que se avecinaba, solicitó el aumento de guarnición, de la que comenzaban a desertar los marroquíes que la componían en parte, llevándose consigo el armamento y la munición. Los insurrectos tenían pensado pasar a cuchillo a la población española de la ciudad de Sidi Ifni, contando con rebeldes dentro de la plaza, pero fracasaron en su empeño, puesto que sin lugar a dudas los defensores de la ciudad fueron avisados.
Además los insurrectos, desde Goulimín, al sureste de la frontera de Ifni, fracasaron en el asalto a Sidi Ifni la noche del 22-23 de noviembre de 1957. El cerco de Sidi Ifni había comenzado. Dos banderas más de la Legión llegaron a las posesiones españolas antes del comienzo de las hostilidades (la Sexta Bandera llega a Ifni, en tanto que la Segunda se unió a la Cuarta y la Decimotercera en el Sahara español). También se desplazaron a Ifni una bandera paracaidista y un regimiento de infantería.
Aunque la incursión marroquí contra Sidi Ifni fue rechazada, los puestos avanzados cercados fueron abandonados o perdidos ante el ataque enemigo, en tanto que Tiliuin, Telata y Tagragra permanecieron bajo estrecho asedio. Pasada la sorpresa inicial, los españoles se repusieron, aunque la guerra duraría varios meses, pero ya sin ninguna posibilidad de victoria final...para ninguno de los dos bandos.
Cuando a Franco le comunicaron que los guerrilleros del Ejército de Liberación Saharaui (miembros del partido nacionalista marroquí Istiqlalrespaldado por el sultán Mohamed V y dirigido desde la sombra por el príncipe Muley Hassan, futuro Hassan II), habían lanzado un ataque general contra Ifni, ordenó al almirante Carrero Blanco, ministro de la Presidencia, evitar a toda costa un baño de sangre que provocara la guerra con Marruecos, pues de ningún modo podía permitírsela. No había medios para ello.
Los defensores españoles al comienzo del conflicto no debían llegar a 2000 efectivos, y su penuria de medios era escandalosa. Los transportes de la Bandera Paracaidista se reducían a dos jeeps, dos camiones Ford y una ambulancia. Los soldados utilizaban viejos rifles Mauser. Para los escasos ejercicios de tirorecibían sólo diez balas y al terminar debían entregar los casquillos o devolver los proyectiles sobrantes. Los aviones eran anticuados Junker y Heinkel, letales para sus usuarios. Los "soldados hacen toda clase de servicios e instrucción en alpargatas", según el informe del jefe de la II Bandera Paracaidista.
Desde la Península fueron llegando, una vez rotas las hostilidades, combatientes, armamento y material hasta llegar a un contingente de 10.000 hombres, entre ellos las principales fuerzas de elite del ejército español, la Legión y los Paracaidistas de los Ejércitos del Aire y de Tierra, pero también soldados de reemplazo. Mientras llegaban los refuerzos, la I Bandera paracaidista del Ejército de Tierra recibía su bautismo de fuego en las operaciones de ataque a los puestos del interior que habían caído en manos de los marroquíes, y trataban de crear una malla infranqueable alrededor de la capital del territorio.
La liberación de Telata de Isbuía y de los otros puestos sitiados costó decenas de vidas. La mayoría de los muertos eran jóvenes soldados de reemplazo, cuyo sacrificio fue infructuoso. Franco había llegado a la conclusión de que aquellos fortines eran indefendibles, y en su obsesión por evitar la guerra con Marruecosprohibió su recuperación y ordenó que fuesen dinamitados. Las tropas se retiraron a Sidi Ifni y dejaron el resto del territorio en manos de Marruecos. Aquello olía al desastre de Annual de 1921, que afortunadamente, no se repitió en este caso.
guerra del ifni-2.jpg
En enero de 1958Marruecos redobló su interés por la campaña del Ejército de Liberación Saharaucontra España, reorganizando dichas unidades militares, bandas incontroladas, como las llamaban desde el lado español. Mientras tanto, la Novena Bandera de la Legión es enviada al Sahara español a reforzar las tropas allí estacionadas. El 12 de enero, una columna del Ejército de Liberación atacó a la guarnición española en El Aaiún. Pero aquí las tropas españolas estaban mejor organizadas y disponían de mayor número de pertrechos, con lo que rechazaron el ataque. La columna marroquí rechazada centró sus esfuerzos en el sudeste de la colonia, pero en la batalla de Edchera, al día siguiente, volvieron a ser derrotados por la XIII Bandera de la Legión.
En febrero de 1958tropas franco-españolas lanzaron una importante ofensiva que desmanteló al Ejército de Liberación Saharaui. Los primeros reductos en caer fueron las fortalezas montañosas marroquíes entre Tan-Tan y Saguia el Hamra. El 10 de febrero, la Legión expulsó a los marroquíes de Edchera y ocuparon a continuación Tafurdat y Smara. El ejército español, avanzando desde El Aioún y desde Villa Cisneros, conjuntamente con los franceses, que atacaron desde Fort Gouraud, destruyeron las concentraciones del Ejército de Liberación Saharaui entre Bir Nazaran y Ausert. Como en Alhucemas, españoles y franceses volvían a colaborar.
El 21 de abril de 1958 se dieron por terminadas las operacionesEspaña continuó ocupando una pequeña parte del territorio abandonando definitivamente todos los puestos y zocos del interior a Marruecos. No hubo ni vencedores ni vencidos. En el bando español hubo más de 800 heridos, desaparecidos y muertos.
España mantuvo la posesión de Ifni hasta 1969, hasta la entrada en vigor resolución 2072 de las Naciones Unidas de 1965 en la que instaba a la descolonización de Ifni y el Sáhara Occidental. Sin embargo, el control español sobre el Sahara Occidental duró hasta que, de acuerdo con Marruecos, se firmaron los Acuerdos de Madrid de 1975, entre España, Marruecos y Mauritania. Era el origen de un conflicto que a día de hoy (septiembre de 2012) sigue sin concluir.