viernes

Artículo aparecido en La Verdad

Escrito por Ana Torres.

"Han pasado muchos años desde que Adolfo Cano regresó del infierno de Ifni, un combate que enfrentó en territorio africano a soldados españoles y marroquíes. Conocida como la "guerra oculta", acabó con la vida de 300 militares españoles y causó «daños irreparables» en la moral de ciudadanos corrientes. Con la intención de que se dignifique su resistencia en el enfrentamiento, medio centenar de antiguos soldados constituyeron la Asociación de Veteranos de Ifni del Levante Español, un intento por rescatar la dignidad perdida en el cumplimiento del entonces servicio militar obligatorio.
- ¿Cómo recuerda aquellos días?
- Son malos recuerdos. La guerra de Ifni fue la mayor chapuza del Régimen franquista. No soy capaz de olvidar las penurias que allí pasamos con tan sólo veinte años. Nos obligaron a combatir, por aquel entonces el servicio militar era obligatorio. Yo llegué en 1957, recién estallado el conflicto, y fueron 18 meses de hambre y terror psicológico. La gente sólo habla de muertos y heridos, pero fuimos muchos los que salimos de allí con secuelas.
- ¿Con qué propósito nació la asociación?
- Nuestra intención era doble, ya que por una parte estaba la vertiente cultural, con la que pretendemos potenciar el intercambio de experiencias entre los antiguos soldados, y por la otra, conseguir que el Decreto Ley aprobado por el Congreso de los Diputados, se haga efectivo. Se trata de un reconocimiento nominal a todos los que combatieron desde 1957 a 1959, una medida que no incluye a los que lo hicieron hasta el 69, año en que España devolvió el territorio a Marruecos. Además, solicitamos que se realice un acto de reconocimiento en la Capitanía General de Valencia, ya que lo único que hemos recibido hasta la fecha ha sido un diploma del Gobierno central. La asociación se constituyó en febrero y contamos con cuarenta inscritos, nuestro objetivo es llegar a la centena.
- El hecho de que no hayan recibido ningún ingreso de ese reconocimiento nominal, ¿Qué explicación les han dado?
- Al parecer desde el Ministerio de Defensa están realizando una lista con todos los afectados, pero ya son varios años de espera, un dato preocupante teniendo en cuenta que la media de edad de los que combatimos en Sidi Ifni es de más de 75 años, y cada vez quedamos menos. De todos modos, para nosotros lo importante no es la dotación económica, sino el reconocimiento de nuestra misión por parte de las autoridades.
- ¿Qué les gustaría que les reconocieran?
- Nunca podré olvidar la invasión de chinches y de piojos a la que hacíamos frente en los refugios. Ni tampoco cómo dormíamos sobre mochilas repletas de bombas de mano. Era una situación de alerta permanente en la que hacíamos lo imposible por sobrevivir. En una ocasión, nos abalanzamos sobre un mendrugo de pan salpicado por la sangre de un soldado marroquí. Miras atrás y no te reconoces. La ausencia de agua nos obligaba a absorber las gotas acumuladas en las grietas de las piedras tras el rocío de la noche. Fueron tiempos difíciles que no queremos que queden enterrados en miles de documentos con nombres desconocidos".