jueves

Enseñanzas

Son legión sin serlo ni haber sido legionarios durante la guerra de Ifni, los que odian y desprecian a España y además presumen de ello siempre que pueden.

Formaron parte muy a su pesar, de los colectivos militares a los que les tocó el hacer la mili obligatoria en la España de la posguerra civil. Y al cabo de más de cincuenta años del final de la guerra de Ifni, hoy en día no desperdician una oportunidad para reírse de nuestro país, “su” país; de expresar su menosprecio por nuestro ejército de entonces y de ahora; de jactarse de lo malo, solo de lo malo que nos aconteció, con un regocijo que no ocultan.

Todos ellos ya están jubilados pero aún así, están o han estados en las instituciones, en algunos partidos, en ciertos medios de comunicación,,,, y naturalmente, en los blogs tan al uso en estos días.

Hay otros muchos, descendientes seguramente de aquellos a los que me refiero, que han bebido su mala leche y que en estos días están intentando dinamitar la unidad de España desde sus planteamientos políticos. Que Dios nos coja confesados.

En otro orden de cosas, lo pasan realmente mal cuando se publican datos positivos sobre la economía y el empleo en España, y no dan la cara hasta que no los han retorcido de mil maneras para encontrar la forma de decir que todo es mentira, que todo sigue yendo mal, porque, en realidad, ellos no tienen ninguna confianza en este país ni en sus ciudadanos. Solo confían en controlarlos, cuanto más y antes, mejor.

Si todo eso fuera verdad, al menos se le podría reconocer una sinceridad descarnada, pero es que es mentira. Demuestran ignorancia, o bien tan solo un desprecio que le sale muy de dentro, sin pararse a pensar si lo que dice es cierto o no y sin aceptar que aquellos tiempos de la guerra de Ifni eran los que eran y que afectaban a medio mundo, no solamente a España, a Franco o a Carrero, que tanto suelen citar. Peor para ellos.